ISBN
978-987-8325-40-8
Páginas
512
Precio
$1500
Formato
16x23 cm
Edición
1ra
Impresión
1ra
  • Otros títulos de editorial Malisia Editorial
  • ...
    Al menos flores
    María Pozzio
    Hay una Tania de bronce, cuya gesta como única mujer en la guerrilla del Che es bastante conocida....

Yuta

El verdugueo policial desde la perspectiva juvenil
Rodríguez Alzueta, Esteban / Roldán, Nahuel / Quiroga, Paula / González, Matías / Valdez, Nahuel / Zapata, Jeremías / Vallone, Florencia / Passarelli, Ana / Vázquez, Manuel

Yuta es una exploración del verdugueo policial desde la perspectiva de les jóvenes. Un libro que se propone desvictimizarles para reponer su capacidad de agencia y resistencia.

Ilustraciones de: Arte de Tapa: Rocío Teves
 Pensamiento  

Uno de los sectores destinatarios de las prácticas policiales abusivas, discriminatorias y violentas, son los y las jóvenes residentes en barrios pobres de la gran ciudad. A través de distintas prácticas, con distintos niveles de rutinización, formales e informales, muchas veces naturalizadas entre sus destinatarios y propiciadores, se vulneran derechos fundamentales: el derecho a la identidad, a circular libremente, a expresarse, divertirse, pero también el derecho a la inocencia, a un juicio justo. No sólo se les van despojando las referencias jurídicas para que puedan hacer valer sus derechos, sino que se los sobrecriminalizan cuando se certifican los estigmas que cargan en la sociedad. No hay olfato policial sin olfato social, es decir, las policías no operan en el vacío sino en un ambiente social de hostigamiento generalizado, que le agrega legitimidad al hostigamiento policial. A través del hostigamiento las policías contribuyen no sólo a identificar negativamente a estos jóvenes sino que, en algunos casos, perfilan trayectorias biográficas transgresoras. Esto es, gran parte de las transgresiones juveniles se explican también en el hostigamiento policial, lo que los jóvenes suelen llamar verdugueo. El hostigamiento empuja a muchos jóvenes hacia una cultura de la dureza hecha de vandalismos y transgresiones menores que terminan reproduciendo malentendidos entre las diferentes generaciones en sus barrios, en las escuelas, con otros grupos de pares. Pero a través del hostigamiento, las policías ejercen un castigo anticipado. Con este libro queremos proponer una mirada más compleja no sólo de las policías sino de sus prácticas. Tratar de leerlas sin quedar cautivos de la retórica de los derechos humanos que, cuando abordan la violencia con la lógica víctima-victimario, pierden de vista lógicas y dinámicas de una práctica relacional y situada, organizada según determinados ritos con criterios distintos que fueron elaborando individual o colectivamente para orientarse en ellas. Pero al mismo tiempo, al reponer el carácter relacional de la violencia, queremos devolverles la capacidad de agencia a los jóvenes, para entender hasta qué punto esas mismas resistencias, algunas veces, recrean las condiciones para la violencia policial.