Programa Circo Social Pehuajó

    Municipalidad de Pehuajó, Pehuajó
diversidadComunitarioLúdicoidentidadtrama

HABÍA UNA VEZ UN CIRCO

Las artes circenses y un predio local configuran un espacio de identidad y encuentro social.

Andrea Mallaviabarrena, Secretaria de Cultura; María José Soria, Directora de Cultura; Ana Fernández, Coordinadora del programa y Mariana Aparicio, Asesora del programa, nos cuentan cómo la construcción desde el circo transformó la forma de vivir y relacionarse de los pehuajenses.

El programa se construye como una estrategia municipal centrada en las artes circenses y en la intervención social, que actúa como un agente de transformación de la realidad local. Las técnicas de circo despliegan la creatividad en un ambiente lúdico, entretenido y desafiante que, al mismo tiempo, requiere cierta disciplina para su aprendizaje. En este proceso, los participantes, espontáneamente van potenciando sus habilidades y canalizando su desarrollo en función de sus propios desafíos, siendo los protagonistas de los cambios que allí se producen. 

El trabajo en equipo, la responsabilidad, la comunicación son algunas de las habilidades que se desarrollan en el programa, siendo de gran utilidad para emplearlas en múltiples áreas de la vida, como el trabajo, la escuela, la familia, y grupos sociales u organizaciones. Los valores que se promueven desde el programa tienen que ver con el compromiso con la actividad que se desarrolla y sobre todo con sus compañeros y compañeras; la empatía entre los participantes, el compañerismo, el respeto y la solidaridad con sus pares. Se trabaja sobre la perseverancia en el aprendizaje de las diferentes técnicas circenses, la confianza en las habilidades que desarrollan, apostando a la integración e igualdad de oportunidades de niños, niñas y jóvenes.  

Actualmente el programa se encuentra en vinculación con otros circos de la región de los vientos como la Escuela de Circo de Carlos Casares, de Daireaux y de 9 de Julio. También con el Circo del Sur como referente de circo social. 

El predio verde donde florecen los circos en Pehuajó

Hace 10 años, muchos jóvenes y artistas escénicos de Pehuajó practicaban las técnicas de circo en sus casas, en las calles del barrio, en las plazas, evidenciando la falta de espacios acordes para entrenar y realizar producciones artísticas circenses. Desde el municipio se identificó además esta necesidad en jóvenes que vivían en los barrios aledaños a la tradicional manzana de los circos.

Ese espacio, territorio libre, predio verde sin edificación propia, donde históricamente se han instalado los circos en la ciudad, se convertía en un espacio de encuentro e intercambio de técnicas circenses entre los artistas del circo que llegaban a Pehuajó y los habitantes de los barrios cercanos, curiosos de aprender sobre el mundo del circo. Los jóvenes de estos barrios se acercaban al predio, cada vez que un circo los visitaba y se instalaba allí, compartiendo en comunidad las distintas disciplinas circenses. El paso, breve pero fuerte, de cada uno de los circos por ese territorio comunitario, impulsó lo que hoy en día es Circo Social Pehuajó.

Simultáneamente, entre los años 2010 y 2012 surgía como iniciativa de la Fundación Crear Vale la Pena el Programa “Arte y Diálogo para el Desarrollo Local” para el que se conformó una alianza público‐privada integrada por el Instituto Cultural de la provincia de Buenos Aires, la Fundación Crear Vale la Pena, la Fundación Avina  y la Asociación de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola. También participaron en distintas instancias , organizaciones como Gestión Sustantiva, Fundación El Otro y organizaciones miembro de la Red Latinoamericana de Arte y Transformación Social. En este marco, la organización Circo del Sur fue la responsable de capacitar y acompañar a un grupo de ciudadanos que se formaron en técnicas y metodologías de circo social.

“Arte y Diálogo para el Desarrollo Local” estaba dirigido a líderes barriales, docentes y educadores populares, animadores socioculturales, artistas, equipos técnicos municipales, representantes del estado y de organizaciones sociales, sindicales y educativas. Su propósito era “la puesta en marcha de emprendimientos artístico‐culturales‐sociales nuevos y el mejoramiento de la calidad de los existentes de modo de generar nuevos públicos, nuevos circuitos culturales y nuevas sinergias entre el arte, la cultura y el desarrollo económico local”. 

A raíz del interés y de la movilización manifestada por los ciudadanos en la primera formación “Arte y Desarrollo Comunitario” en septiembre del 2009 por la Fundación Crear Vale la Pena, y el apoyo brindado desde el municipio, se seleccionó a la localidad de Pehuajó para implementar el programa. El Municipio se incorporó como responsable del programa en territorio.

A partir de allí, el corazón del proyecto tiene que ver con el desarrollo de habilidades socioemocionales a través del circo: un lugar de encuentro en donde los valores y prácticas que se desarrollan y comparten son herramientas para la vida comunitaria y un espacio de creación y disfrute. 

El trabajo en equipo como punto de encuentro

Como colectivo, el Circo de Pehuajó desarrolló más de 100 presentaciones e intervenciones en diversos espacios públicos y privados: plazas, festivales, encuentros regionales, ciclo Vacaciones en Zapatillas, Varietés de Circo, eventos en instituciones privadas y públicas del municipio, con más de 1.200 participantes en la totalidad de años de trabajo. 

Después de 10 años, el programa significa para muchas familias y jóvenes de Pehuajó un espacio identitario y de encuentro que les permite desarrollarse como personas y como colectivo, en donde los valores que se transmiten y las habilidades socioemocionales que se desarrollan y adquieren en el proceso, son herramientas fundamentales para la vida. 

Cultura en territorio  SUMATE

¿Querés recibir más información sobre este u otro caso del Atlas de Experiencias? ¿Querés compartir alguna política pública en territorio? Escribinos.