Ciclo Trazo

    Tandil, Tandil
Creación de sentidosAudienciasLúdicotrama

AQUÍ Y AHORA DIBUJADO

Un ciclo que invita a alimentar y recuperar la capacidad del asombro, mediante el trazo propio.

Emmanuel Alcalá nos cuenta como organizaron un ciclo de encuentros alrededor del dibujo con modelo vivo y del asombro

Ciclotrazo es una experiencia de dibujo independiente destinada a aficionados al ámbito gráfico y al público en general. Es un encuentro para ejercitar la observación; un espacio para compartir el gusto por dibujar tomando como eje la figura humana caracterizada. Se gestiona con un equipo de diversos profesionales que son rotados a medida de representar mejor el concepto a tratar cada ciclo, así dando internamente un aprendizaje interdisciplinario constante. 

Cómo patea un ninja

El proyecto fue fundado a finales de 2017 por Andrés Llanezas y Emmanuel Alcalá junto a Daniela Gonzales Kleiman (fotógrafa invitada para registrar), en la ciudad de Tandil. Surge de una necesidad y una ausencia, una necesidad de práctica y una ausencia de propuestas para poder hacerlo. Quienes organizamos este evento somos realizadores y productores, y siempre nos encontramos con la carencia de referencias a la hora de crear personajes. Queríamos ver cómo se mueve un pirata, cómo patea un ninja, como un acróbata avanza por la cuerda floja…Por ello, nos propusimos desde 2017 crear valor principalmente a estudiantes relacionados al dibujo, las letras, el teatro, como también a profesionales independientes. 

Una ciudad como Tandil, joven, con una posición geográfica interesante en la provincia de Buenos Aires, nos dio la esperanza de poder pensar la expansión territorial y el diálogo zonal entre gestores del ámbito privado y público para llevar esta y otras experiencias. Comprendemos que la cultura se mantiene viva mientras esté en movimiento.

Cada edición comienza a las 19 hs, su duración es de dos horas el clásico y una hora la versión express. Subdividiendo el tiempo en poses para poder simplificar el ejercicio de la síntesis, combinando con un break ideal para el encuentro con el otro participante. Al terminar se hace una puesta en común con los dibujos realizados y se dispone de un espacio donde poder fotografiarse con él/la modelo.

Para realizar un ciclotrazo se necesita reunir un fotógraf@ y un o dos videógraf@ para el registro y edición; un escenógraf@, iluminador@, un maquilladora@ + vestuarist@, técnic@s; director@ escenográfico y teatral, y lo más importante un@ actor@ (cualquier persona que se anime a experimentar lo que es la experiencia de modelo vivo caracterizado). Todo esto sumado a la particularidad que tenga cada ciclo. 

Experimentar la sensibilidad 

Las necesidades del proyecto fueron mutando a medida que crecía. Al comienzo era crear un espacio de aprendizaje para compartir junto a pares gráficos. Posteriormente fue sumando muchas miradas interdisciplinares, lo que nos llevó a darle un marco conceptual a la creación del personaje, escenografía, música vestuario y aplicar conocimiento no solo del área que nos quedaba cómoda, sino instruirnos para poder realizar una mejor experiencia ciclo tras ciclo.

Al principios del verano de 2017 esperábamos poder lograr un modelo caracterizado que saliera del canon femenino jazzistico de nicho. Confiábamos en que colegas de diferentes ámbitos (cine, letras, teatro, artes visuales y digitales) iban a participar de esta propuesta, por ello juntamos la poca experiencia en gestión que teníamos y establecimos una locación central. En ella esperamos que asistieran 10 participantes (el espacio era reducido: la Biblioteca Rivadavia en pleno centro de la ciudad) Cuando estábamos por comenzar la experiencia había casi el doble de participantes en sala. Ahí nos dimos cuenta de la necesidad y la posibilidad que teníamos de producir una experiencia apuntada a la diversidad.

Sin dudas el objetivo es poder compartir el gusto por experimentar la sensibilidad en diferentes puntos. Cada ciclo varía a medida del concepto, un equipo, una locación, sponsors privados y públicos hacen a una experiencia única e irrepetible. 

La repetimos en caso de poder exportarla en la ciudad/pueblo de su estreno, esta regla fue creada apelando a la oportunidad análoga de coneccion con uno mism@ y la desconeccion con la cotidianidad durante dos horas.

Aprender mirando

Nos encantaría trabajar en diferentes provincias con temáticas regionales de esos territorios. Hacer ciclos para más personas con mejor logística y financiamiento. Poder formar equipos y relacionar la mayor cantidad de profesionales a su vez convocar a los que participan en la experiencia dibujando/escribiendo. 

Creo en la cultura como diversidad, sin importar en el territorio en el que sea realizada. Es de suma importancia tener la pregunta a mano, reviendo los valores que un@ crea, si están en concordancia para con el otr@. En nuestro caso construimos en base a esta diversidad y cada vez nos queremos sentir más bonaerenses, unir esa brecha del “interior” y seguir apostando a una cultura viva, diversa y en movimiento.

Cuando viajamos con el proyecto, pudimos ver cómo se gestionan de maneras super diferentes los recursos para realizar la experiencia. En todas las oportunidades trabajamos con gestiones independientes/privadas con apoyo del ámbito público y pudimos ver de cerca cómo los diferentes territorios se mueven diferentes “fichas” para generar una escenografía, luces o la logística que haga falta. Esto sumado a cómo reciben la experiencia los participantes del nuevo territorio, sin duda es un impacto porque no suele suceder que conozcan la experiencia y por lo cual es una sorpresa a primera vivencia, que es reconfortante que les impliquen en primera instancia ese sentimiento y por segunda una devolución y expectativa a repetición/evolución/secuencia.

Nos encantaría tener más contactos para poder expandir las fronteras de nuestra mitología grupal, habitar todos los territorios que nos sean posibles. Haciendo un ciclotrazo en teatros, crear nuevos circuitos de realización de ciclos o sumarnos en los que estén.

Sin dudas la diversidad y el movimiento es una de las claves.

El territorio bonaerense para Ciclo Trazo

Algo por redefinir y descubrir de a poco. Sentirnos bonaerenses es un gran paso como gestores que tenemos que dar para abarcarlo y sentirlo propio. Sentimos la necesidad de expansión y aprendizaje desde una experiencia que se fortifica y moldea con cada paso. El tratamiento que le podemos dar a una idea no se compara con la interpretación que recibimos tanto de nuestros participantes como los equipos que la realizan. El territorio bonaerense sentimos que al expandirnos crecemos no necesariamente para el centro de la provincia, creemos en la federalización y democratización del arte. Por ello, nuestros intereses no solo abarcan capitales sino cualquier territorio que habitan humanos sensibles.

Cultura en territorio  SUMATE

¿Querés recibir más información sobre este u otro caso del Atlas de Experiencias? ¿Querés compartir alguna política pública en territorio? Escribinos.