Casa Cultural C’est la vie

    La Plata, La Plata
espacio culturalCreación de sentidosidentidad

UNA CASA CREADORA

Un espacio cultural platense con historias, identidades y dinamismo.

Nat Soulé y Lucia Uncal, gestoras culturales de Casa Cultural C’est la vie, nos cuentan cómo fue el recorrido de estos 10 años construyendo una casa de encuentro en la ciudad de La Plata. 

C’est la vie es, ante todo, una casa autogestiva e independiente. Una casa de más de 150 años que se llena de historias, identidades y dinamismo, para que en sus habitaciones convivan y se encuentren los talleres y las muestras, la música y la danza. Una casa que estimula, nutre y ramifica la necesidad creadora por las calles, los territorios, los cuerpos y las mentes. Una casa donde se proyectan salas de exposición permanente y recitales en vivo que reavivan y llenan de ideas estos cimientos.

“Cuando nos planteamos gestar un espacio ecléctico donde puedan pasar muchas cosas en simultáneo, el concepto de C’est la vie vino a darnos cuerpo y cerrar el círculo…como una forma de potenciar nuestro cotidiano, atravesado por infinidad de expresiones ligadas al arte, Cést la vie nos resume y multiplica.”

Inicialmente, fue pensado como una casa cultural en donde incluir varias disciplinas y artes, un espacio donde sucede música en vivo, talleres y exposiciones. Con el correr de los años, se transformó en una sala de conciertos y espectáculos, siendo actualmente ésta su labor principal. 

C’est la vie nace de la necesidad y el deseo de tener y habitar un espacio propio, lo que impulsó la unión de varios artistas de diferentes disciplinas para cumplir ese sueño y así montar finalmente el espacio. Al momento de abrir la casa, la ciudad de La Plata no contaba con este tipo de espacios, que con el tiempo se fueron multiplicando. El surgimiento simultáneo y masivo en la ciudad se dio por la necesidad de contar con lugares que permitan a los artistas presentar sus producciones.

La Casa es un espacio público, abierta a toda la comunidad y productores de arte, promoviendo la heterogeneidad mediante la diversidad de propuestas. Este eclecticismo fue uno de los objetivos, con el fin de presentar un lugar agradable para todos y todas. A la casa se accede tocando el timbre, como si fuera una casa familiar, y quienes trabajan en ella lo hacen para que cada persona sienta que está habitando su propia casa. A les invitades, se los recibe cuando llegan y se los despide cuando se van, como en cualquier hogar.

En este año pandémico confirmamos la necesidad de crear, mantener y profundizar nuestras redes de solidaridad y cuidado, tanto de las personas que se acercan a nuestro espacio como aquellas redes que tendemos con otros espacios culturales de la ciudad. Confirmamos y apostamos que de cualquier conflicto se sale todes juntes. El territorio bonaerense es un laboratorio creativo, un volcán de ganas, arte y cultura. Nos sentimos muy orgulloses de ser parte, de poner nuestro granito de arena y de hacer de esta ciudad, una ciudad cultural, autogestiva e independiente.

Cultura en territorio  SUMATE

¿Querés recibir más información sobre este u otro caso del Atlas de Experiencias? ¿Querés compartir alguna política pública en territorio? Escribinos.