Bella Vista Galpón Enciclopédico

    Bahía Blanca, Bahía Blanca
espacio culturalCreación de sentidosidentidadtrama

DETRÁS DEL PORTÓN VERDE ILUSIÓN

Un espacio cultural que invita a un recorrido por las historias de un vecindario curioso a través de sus objetos y herramientas.

Les participantes del Galpón Enciclopédico nos cuentan sobre este proyecto sin fines de lucro. Se encuentra ubicado en el barrio Bella Vista de Bahía Blanca, instalado desde mayo de 2016 en lo que fuera una cochera de renta.

Un atlas abierto

El Galpón es una suerte de espacio – atlas que trabaja con una colección extensa de objetos (herramientas descubiertas y heredadas) que hacen referencia al mundo doméstico y a los oficios barriales. Intenta poner sobre la mesa de la cocina cuestiones que puedan ser sometidas al análisis y que planteen, por ejemplo, la evolución de la técnica y el diseño en los objetos y herramientas de trabajo, los problemas económicos al momento de llevar el pan a la mesa, la calidad de los alimentos que llegan a la panza, la persistencia de los planes alimentarios y, en definitiva, la importancia de un lugar -la cocina- como espacio para compartir los temas cotidianos: complejos, sencillos, felices o dramáticos.

Propone un lugar abierto, una comunión donde reflexionar, disfrutar, dialogar o discutir en torno a la vida cotidiana y sus devenires sociales, económicos y religiosos. Un posible aforo de vecinxs y visitantes dispares (esporádicos y habitués) que, ante la bienvenida con una copita de lemoncello y unos azucarados “kurumbieres”, podrán vislumbrar curiosidades y anécdotas de objetos que aparentan ser menores.

El proyecto está destinado en general a la comunidad de Bahía Blanca y a lxs vecinxs del barrio de Bella Vista en particular, a los que eventualmente se suman otrxs coleccionistas, artistas, historiadorxs, escritorxs, lectorxs de objetos. 

Las puertas del espacio se abren regularmente cada sábado, de 16 a 19 horas, y en diferentes días de la semana si hay colectivos educativos que desean acudir de visita o realizar alguna actividad in situ.

Cartografía de los objetos

El Galpón propone habilitar el diálogo entre el visitante y los objetos y herramientas. A su vez, se presenta como un posible espacio de investigación que convida a sumar a las tradicionales fuentes escritas el contacto directo, a los que se agrega la voz de los que fueron sus usuarios habituales y los comentarios especializados. La cartografía del lugar ofrece una muestra estable en la que conviven miles de objetos del coleccionista Gustavo Monacci: cocinas, maniquíes, utensilios de cocina, estatuillas de santos, figuras de pesebre, máquinas y herramientas de oficios, obras de arte local, entre otros. Las diferentes propuestas para su lectura y el armado curatorial están a cargo de Reynaldo Merlino. 

El ingreso al galpón se realiza a través de un gran portón color verde ilusión, gama que nos hace inscribir en la paleta de varios objetos mobiliarios de los años 50 y 60. Ya al entrar, se puede observar el jardín compuesto por santolinas, laureles y cedrones, junto con obras escultóricas del artista ferroviario del barrio de Villa Rosas, Francisco Polo. Si desde ahí miramos hacia arriba, el tanque de agua, que supo ser de marca “cavilit”, se encuentra intervenido con una advertencia o guiño a lxs visitantes: “cavillatio”, pensar con sutileza.

El visitante puede vagabundear entre los objetos organizados en módulos o estaciones que invitan a dislocar la pragmática histórica de esos elementos con carteles enunciados con diferentes infinitivos: cambiar, compensar, fregar, parir, enchufar, aspirar, parchar, entre otros. También forman parte de la propuesta núcleos de organización delimitados por nomencladores que emulan la organización urbana, como “Paso de los enemeros”, “Torre de la mamadera”, “Avenida del entuvado”, “Paso del colchón”, “Paso de las tres k: Küche, Kirche, Kindern”, “Plaza purgante” y el “Hall de la Villalonga”. Tal como en un barrio o ciudad, el visitante puede valerse de estos indicadores para orientarse, pensar o perderse. Hacia el fondo del Galpón nos encontramos con una suerte de disposición dantesca expresada en un cielo, un purgatorio y un infierno, que cuenta con la escalera de los pecados capitales, el muro del lamento bananero y el paraíso fiscal. Sobre esas propuestas, vecinxs y visitantes realizan también otras como desfiles, presentaciones de libros, discos, audiovisuales, obras de teatro y eventos efímeros.

Las aventuras de un galpón

En el 2019 se realizó una performance en torno al Jardín de las delicias (Jardín delicioso) de Bella Vista con un desfile de personajes de la obra de El Bosco traídos a la contemporaneidad, esculturas del artista Hugo Pisani e intervenciones gastronómicas, lumínicas, sonoras y circenses. 

También se realizaron diferentes talleres. Uno de ellos, “¿Dónde están las mujeres del barrio?”, coordinado por Mónica Oliver, reunió a mujeres de Bella Vista y generó diferentes acciones en torno a la conversación, la poesía, el género, el lugar que ocupó la mujer en la economía familiar, las denominadas “labores”, los recuerdos de la inmigración y la representación del barrio en un tapiz bordado a mano de forma colectiva. Como culminación del encuentro, las participantes realizaron una performance alrededor de un objeto que es parte del galpón, la escoba, con un baile que puso de manifiesto a la mujer, la bruja, la oradora, la niña y la alusión a la llamada “huelga de las escobas” de principios de siglo XX. El mesón de entrada al galpón se vio abarrotado de conservas y escabeches realizados por las amigas del espacio, en una “gran comilona” que se llamó “Mujeres en conversa”.

Aproximadamente en el mismo período, se realizó la presentación del libro “Oración a la Sagrada madre del dulcísimo corazón” escrito por Laura Forchetti, en donde vecinxs del barrio y artistas de la ciudad peregrinaron por Bella Vista para realizar la entronización barrial de la Virgen de la Sandía, bajo la arenga pagana de “¡Oren hermanes!”. Los festejos poético-religiosos culminaron al ritmo de la música y al sabor de bebidas espirituosas.

Desde el 2016 al 2019 se realizaron entrevistas a vecinxs del barrio a partir de la historia oral y la fotografía. Parte de esa labor se ve reflejada en la edición del libro “El pan a la mesa”, cuya presentación se encuentra en cuarentena hasta que el portón verde ilusión pueda abrirse para recibir a la vecindad. En esta edición se ponen de manifiesto modos de afrontar la economía familiar, el cuentapropismo y diversas maneras de llevar el pan a la mesa en un barrio de oficios y profesiones heredadas de abuelxs a hijxs y nietxs, como también de nuevas formas “salidas de la galera”, para hacer frente a los períodos de crisis sociales y económicas de la historia argentina.

Cultura en territorio  SUMATE

¿Querés recibir más información sobre este u otro caso del Atlas de Experiencias? ¿Querés compartir alguna política pública en territorio? Escribinos.